ENTREVISTA: LA EMOCIÓN Y LA JUVENTUD SOBRE LAS TABLAS DE UN ESCENARIO

16/03/2021

El teatro ha acompañado a la historia de la humanidad desde tiempos inmemoriales. Siempre se ha considerado una opción de ocio muy valorada en la sociedad. Música, danza, cante y un sinfín de artes y disciplinas sobre las tablas de un escenario para hacer vibrar al público espectador. Desde el Ayuntamiento de Olivares y a través de una serie de programas coordinados desde distintas áreas con el fin de potenciar este tipo de valores entre la juventud se apuesta por el teatro como una herramienta para llevarlos a cabo.

Se considera que los orígenes del teatro se sitúan en la Antigua Grecia, donde se realizaban fiestas y espectáculos dedicadas al dios Dionisio. En estas representaciones se recreaban en forma de actuaciones capítulos de la vida de los dioses griegos con todo tipo de danzas y cánticos.

En la actualidad, el teatro es una forma de dar voz a colectivos vulnerables, recrear y contar historias silenciadas por la sociedad, emocionar con testimonios reales o incluso formar en valores. Esto último es precisamente lo que pretende hacer Juanlu Sánchez, monitor del taller de teatro “Juventud Olivares”. En su última función han llevado a cabo una iniciativa de un grupo de jóvenes con el amparo de la Delegación de Juventud y la de Igualdad. En ella, entre otros tantos valores, y dada la proximidad de la fecha, representaron una función con perspectiva de género.

Triana Arcos, una de las participantes en el taller, ha sido protagonista en redes sociales por su último vídeo viral dedicado a todas las mujeres con motivo del 8M. Al finalizar su actuación sobre las tablas del Teatro Municipal de Olivares, Triana, micro en mano, consiguió emocionar al público asistente con un discurso de fuerza dedicado a “todas las mujeres del mundo”.

 

Periodista (P): Triana, ¿qué se te pasó por la cabeza para querer hacer ese discurso que ha llegado a tanta gente?

“Aún recuerdo cuando me dijeron que íbamos a volver al escenario. Llevábamos mucho tiempo deseando vivir ese momento. Entonces se me ocurrió añadir un homenaje final dedicado a todas las mujeres del mundo y, en especial, a aquellas que nos vinieron a ver. Era un discurso que, desde mi punto de vista, era necesario para que la función que representamos tuviese su sentido real”.

(P): Sin duda, tu vídeo se viralizó nada más terminar la actuación. ¿Qué te dice la gente que lo ha visto?

“Me han dicho que se emocionaron muchísimo. También me han dado las gracias. Muchas personas me decían que habían ido a vernos con sus hijos e hijas pequeñas y que incluso se habían emocionado. Para mi es un motivo por el que sentirme bien conmigo misma el que a una persona le llegue el mensaje que traté de mostrar en ese momento. Al final, que unas palabras consigan mover tantas sensaciones y sentimientos es realmente algo precioso”.

(P): ¿Crees que es necesario el teatro para hacer llegar discursos y mensajes importantes a la población?

“Sin lugar a dudas.  Es importante y necesario que desde cualquier medio se hagan llegar este tipo de mensajes a la población. Al final es lo que ve todo el mundo. Si tú vas a un sitio y sales de allí creyendo en algo y siendo feliz porque alguien te ha transmitido un discurso que te ha servido todo cobra sentido”.

 

(P) ¿Cómo trabajáis en el taller de teatro y cómo es posible que abarquéis tantos valores que luego representáis en cada una de vuestras funciones?

“Siempre trabajamos en grupo, pero, sobre todo, felices. Al final esa felicidad se transforma en cosas buenas que el público va a disfrutar. Creo que esa es la clave, en disfrutar de lo que haces porque al final el publico lo ve y lo siente. Si es posible que abarquemos tantos valores es porque ya cada uno tiene parte de esos valores o una historia que contar y transmitir. Le doy las gracias a mis compañeros y mis compañeras porque todo eso que me hacen sentir es lo que ha hecho que el público se vaya feliz a casa y eso para las personas que participamos en el taller es lo más importante”.

Juanlu Sánchez es el encargado de poner orden entre las personas  participantes del taller. Con su pasión por el teatro, en cada sesión trata de enseñarle a la juventud con la que trabaja la multitud de cosas que se pueden transmitir a través de las artes escénicas.

 

(P): Juanlu, ¿cómo haces para trabajar con la juventud tantos valores?

“Me gusta y disfruto lo que hago. Creo que las artes escénicas es una buena herramienta para educar en valores, y  sobre todo en una etapa tan importante como es la adolescencia. La base de todo está en la confianza plena en cada una de las personas, parte de mi trabajo es ese, tratar de generar esa confianza en las personas que participan en el taller. También es importante tener paciencia y calma”.

(P): En cada una de vuestras funciones la gente se vuelca para ir a veros y apoyaros, ¿cuál crees que es la clave para tanto éxito?

“Por algún sitio tiene que salir los años de constancia y trabajo, la emoción que mostramos y hacemos sentir, las historias que contamos. Mucho de lo que mostramos sale del corazón y está basado en ejemplos reales de muchos y muchas   jóvenes. Transmitir esa libertad y fuerza emocional al público en el teatro, considero, es exitoso. También las ganas, emoción y esfuerzo que siempre tiene que dar su fruto en algún sitio. Las personas que participan en el taller creen en lo que hacen y eso llega a todo el mundo. Por eso creo que la gente se suele enganchar a nuestras obras y les gusta ir a vernos”.

Hugo Olea y Alfonso González son dos de los participantes que forman parte del taller. “Me supone bastante alegría trabajar en proyectos así. Por desgracia, siguen existiendo pensamientos en la sociedad que discriminan a ciertos colectivos. Me hace muy feliz que existan este tipo de teatros en valores que reivindiquen su papel en la sociedad” afirma Hugo. “Me siento muy bien cuando actúo y si encima ayudo a las personas a que se sientan felices, mejor todavía” comenta Alfonso.

Subirse a las tablas de un escenario y ponerse delante de unos focos no es algo fácil, de ahí la importancia que tiene trabajar en el taller la confianza en uno mismo para poder transmitir y hacer llegar al público un mensaje. “Cuando actúo intento transmitir lo que siento: alegría, emoción, etc. Me gusta pensar que el público se va a emocionar con lo que estemos haciendo. Es una sensación que no se puede explicar con palabras” nos cuenta Hugo.

Por su parte, Alfonso nos habla de su papel en la mayoría de las funciones. “Mi temática en el teatro se centra, sobre todo, en hacer reír. Me encanta ver a la gente feliz. En el teatro del otro día toqué un tema muy relacionado con mi vida personal, me decían que era muy fuerte por haber contado eso, por compartirlo”.